Elena, mono aullador

Elena, mono aullador

ELENA: UN MONO AULLADOR, UN MONO “DE CRISTAL”

Los monos aulladores (con varias especies en peligro de extinción) son los primates del Nuevo Mundo considerados como los más difíciles de mantener en cautivad, por su alta especificidad alimentaria (se alimentan fundamentalmente de hojas de determinadas especies), su vital comportamiento social (si se les separa del grupo suelen deprimirse y mueren) y su carácter fácilmente depresivo (cualquier rechazo por parte del grupo, acontecimiento estresante, malestar, etc… Les lleva a una pérdida importante de ánimo, dejan de comer y mueren).

 Si buceamos un poco en la bibliografía encontramos fácilmente tasas de mortalidad superiores al 90% en cualquier institución que se haya atrevido con alguna de estas especies. Cuando un mono aullador deja de comer es muy difícil que esa situación remita, y la historia, en la mayoría de los casos, acaba del mismo modo: desequilibrio intestinal por la falta de ingestión de alimento fibroso, problemas respiratorios y/o digestivos y muerte.

 Farmacológicamente hablando no podemos hacer uso de muchos medicamentos, primero por el estrés que les supone la administración, separarlos del grupo, etc… Segundo porque no en la mayor parte de los casos no tienen un origen infeccioso sino comportamental y tercero porque dependen de sus bacterias intestinales para vivir (así que hay que descartar antibioterapia, no se pueden emplear muchos AINES porque acaban provocándoles gastritis, etc…). Hecho añadido es que en los centros de recuperación apenas disponemos de medios económicos ni tenemos colaboración alguna por parte de organismos gubernamentales.

 Elena es una mona aulladora de la especie Alouatta Sara, vive en el centro de recuperación Amazon Shelter de Puerto Maldonado (Perú). Elena pertenece a un grupo formado por crías y juveniles que está rehabilitándose para ser liberado este verano. Este es nuestro grupo más importante, ya que son los que menos contacto han tenido con el ser humano y por tanto los más adecuados para volver a la vida silvestre, además las hembras estarán listas para reproducirse en breve y esto dará un soplo de aire fresco a la pobre carga genética que queda ya en muchos lugares de la maltratada selva peruana.

 Un 1 de agosto mi compañera veterinaria especialista en fauna se pone en contacto conmigo porque hace 5 días que han detectado que Elena presenta un ánimo muy bajo, no come por si sola ni se relaciona con el resto de miembros de su grupo. Cuando vieron el cambio de actitud ya el cuadro estaba avanzado y estaba muy delgada y ya había comenzado un cuadro de diarrea aguda. Sumado a todos estos datos me remitieron el siguiente vídeo.

 

Este fue el vídeo que me remitieron de Elena tan solo 2 horas después de la administración del medicamento homeopático. El tratamiento que prescribí para Elena fue Arsenicum album 200 CH, administrándosele 3 tomas seguidas con 5 minutos de intervalo entre ellas, posteriormente a esto se esperó a la segunda comida del día para comprobar si había resultado.

 

 

 

Mes y medio después la dueña del centro volvió a contactarme para confirmar que la mejoría se mantiene estable y el animal ha ganado bastante peso, volviendo a ser una firme candidata para recuperar la libertad dentro de un par de meses.

Ayudando al planeta Rosita

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.